España pasa a ser un país de emigrantes

Ana Castro  18 de Enero de 2012
compartir:

España ha registrado en 2011 un movimiento migratorio negativo por primera vez en el decenio, superando así las salidas de españoles y extranjeros del país, en más de 50.000 personas, a las llegadas.

Según la estimación de población actual a enero de este año, realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), España ha registrado un saldo migratorio negativo en 50.090 personas. Se trata de la primera vez en los últimos diez años que se registran cifras negativas. Han sido 507.740 personas, entre españoles que partían al extranjero e inmigrantes que regresaban a sus países de origen, las que abandonaban el país a lo largo de este 2011. De ellas, 62.611 eran españoles y 445.129 extranjeros.

Por el contrario, las llegadas, tanto de españoles que retornaban como extranjeros que entraban para instalarse, han alcanzado la cifra de 457.650 personas. Con estas cifras, el número de residentes en España en enero de 2012 se sitúa en 46.196.278 millones de habitantes.

Continúa la tendencia de la natalidad a la baja

Paralelamente, el INE ha lanzado los datos definitivos de 2010 y datos avanzados del primer semeste de 2011 que dan cuenta del Movimiento Natural de la Población y los Indicadores demográficos básicos. En 2010 y los primeros meses de 2011 se confirma el descenso en la natalidad iniciado ya en 2009. De esta forma, en 2010 nacieron 485.252 niños, un 1,7% que el año anterior. En el primer semestre de 2011, el descenso es del 1,1% con respecto al mismo periodo del año anterior.

El número medio de hijos por mujer se mantiene estable en 1,38. Por su parte, la edad media de la maternidad continúa en alza y se eleva hasta 31,3 años. También ha decrecido la fecundidad entre las mujeres extranjeras residentes en España hasta 1,61 hijos por mujer, anteriormente 1,64. Asimismo, la edad media de maternidad sigue siendo distinta en ambos perfiles; 32,0 para las españolas y 28,8 para las extranjeras.

Por otro lado, la esperanza de vida al nacimiento ha continuado en ascenso: 78,9 años en los varones y 84,9 en las mujeres. Así, se espera que una persona que alcance los 65 años viva, de media, 18,3 años más si es hombre y 22,3 si es mujer.

Con todo ello, el crecimiento vegetativo (diferencia entre nacimientos y defunciones) de la población residente en España se ha reducido en 2010 a 105.018, un 5% menos que el año anterior.


Fuentes: ABC, INE, El Economista.